Endesa y Urbaser operarán en Cubillos del Sil la primera planta de reciclaje de baterías eléctricas de la península

Anuncio de la planta de reciclaje de baterías en Cubillos del Sil.

D. Álvarez / Agencia ICAL


El director territorial de Endesa Noroeste, Miguel Temboury, presentó hoy el proyecto de construcción de la primera planta de reciclaje de baterías de vehículos eléctricos de la Península Ibérica, que se instalará en el municipio berciano de Cubillos del Sil.

Durante la presentación, Temboury evitó responder a las preguntas relacionadas con la reciente decisión de la Junta de frenar el derribo de las torres de refrigeración de la central térmica de Compostilla II. “Cuando tengamos más información, podremos hacer una valoración”, señaló el responsable de Endesa, que aseguró desconocer si la paralización es “cuestión de semanas, meses o definitiva”.

Respecto a la nueva planta que se ubicará en el polígono industrial El Bayo, Temboury avanzó que estará operada por la sociedad Novolitio, participada al 55 por ciento por Sertego, la filial del grupo Urbaser dedicada al tratamiento de residuos industriales, y al 45 por ciento por la compañía eléctrica. La inversión prevista es de unos 14 millones de euros y el horizonte temporal para la construcción arrancaría a mediados del año que viene, con el objetivo de que la planta comenzase a funcionar a mediados de 2024.

En términos de inversión, la factoría cuenta con un presupuesto de 14 millones de euros. La instalación ocupará una superficie de 15.000 metros cuadrados y se prevé que inicialmente dé empleo a una veintena de personas, una cifra que podría elevarse hasta los 50 puestos de trabajo una vez la planta opere a su máxima capacidad.

Por su parte, el responsable de proyecto de Sertego, Antonio Massot, explicó que los cálculos iniciales prevén que la planta pueda recuperar y reciclar unas 8.000 toneladas de baterías al año. Esta cifra podría aumentar hasta las 20.000 toneladas anuales en función de las demandas del mercado, explicó Massot, que recalcó que “actualmente las baterías de litio no tiene tratamiento a nivel nacional”.

En las instalaciones de la planta, explicó el responsable de proyecto, se prepararán para la reutilización aquellas baterías que admitan una segunda vida. En las restantes, se eliminará la carga eléctrica residual y el electrolito inflamable antes de proceder a la separación de plásticos y metales, entre los que destacan componentes estratégicos como el cobalto y el níquel. En sus primeros diez años de funcionamiento se prevén recuperar hasta 40.000 toneladas de estos metales estratégicos, con tasas de reciclaje cercanas al 90 por ciento y sin vertidos al exterior, de acuerdo con los principios de la economía circular.

“Grandísimo potencial de futuro”

El acto de presentación también contó con la presencia de Juan Álvarez, responsable del plan Futur-e de Endesa, el concurso internacional para atraer proyectos empresariales a los terrenos de la central térmica de Compostilla. Álvarez destacó el “grandísimo potencial de futuro” del proyecto de Novolitio. Al respecto, señaló que en 2030 está previsto que más de cinco millones de vehículos en España sean eléctricos o electrificados. “El sistema eléctrico tiene capacidad de sobre para absorber esa demanda, va a haber energía descarbonizada y limpia”, apuntó.

En representación de la Dirección General de Energía de la Junta, Miguel Martínez celebró la puesta en marcha de este proyecto conjunto. “Estamos encantados de que vengan estas inversiones”, señaló Martínez, que reconoció la necesidad de mejorar los accesos y la depuración del polígono en el que se instalará la planta.

Por parte del Instituto para la Transición Justa (ITJ), Julián Martínez valoró la capacidad del proyecto para “generar actividad económica en la zona”. “Son 50 empleos para el Bierzo en un proyecto estratégico a escala nacional”, apuntó. En ese sentido, recalcó que los desafíos de transición energética pueden convertirse, como en este caso,en “motor de actividad y empleo”.

El proyecto Novolitio

Según una nota de prensa de los promotores “Novolitio será la encargada de gestionar la recogida de baterías eléctricas en España y Portugal, almacenarlas y transportarlas a Cubillos del Sil, para su posterior tratamiento en las nuevas instalaciones, donde aquellas baterías que no se puedan reutilizar se descargarán eléctricamente, se desmontarán y se someterán a un proceso de separación y trituración. Esto permitirá reciclar los materiales presentes, como aluminio, cobre y plásticos, así como el ”black-mass“, que constituye la fracción rica en metales estratégicos, de gran valor en Europa, como son el cobalto y el níquel, ambos esenciales para la fabricación de baterías. El uso de metales reciclados reduce significativamente la huella ambiental de las nuevas baterías haciendo más sostenible su proceso de producción”.

Urbaser, que participará en esta iniciativa a través de Sertego, su filial encargada de la gestión integral y sostenible de los residuos industriales, es una compañía líder en gestión medioambiental, presente en 21 países, experta en la recogida, almacenamiento y tratamiento de residuos. Sertego se encargará de gestionar las veinte instalaciones de recogida desde las que se suministrarán las baterías de vehículo eléctrico a procesar en la planta de Cubillos del Sil. Asimismo, dirigirá su operación y mantenimiento.

“Endesa, además de liderar el desarrollo del proyecto, aportará su capacidad de gestión y su conocimiento sobre movilidad eléctrica. Con esta iniciativa contribuye al relanzamiento de la comarca del Bierzo y manifiesta su compromiso con la economía circular”, explican en el comunicado.

Plan Futur-e

Este proyecto, más los otros aprobados para el Bierzo, se han seleccionado, dentro del Plan Futur-e, para revitalizar la comarca a través de un programa que prevé la ocupación del emplazamiento de la vieja central térmica, así como el uso de equipos que se utilizaban en la instalación. Estas iniciativas suman alrededor de 160 nuevos puestos de trabajo y una inversión que supera los 260 millones de euros.

La selección de proyectos empresariales se ha realizado por medio de un concurso internacional orientado a mitigar el fin de la actividad de generación térmica, en cumplimiento con los objetivos marcados por Bruselas. Endesa agrega a este proceso, entre otras actuaciones, el desarrollo de 481 megavatios (MW) renovables en la zona, la organización de cursos de capacitación profesional, así como la priorización de mano de obra local en el desmantelamiento de la antigua central térmica.

Etiquetas
stats